lunes, 18 de junio de 2012


El siguiente blog tiene como objetivo, dar a conocer un proyecto compartido entre el Aula de Pedagogía Terapéutica y el Departamento de Tecnología del IES Bovalar.

De acuerdo a la programación de PT, surgió, como actividad complementaria al conocimiento de los animales, la posibilidad de vivenciar todo el proceso de desarrollo de los animales ovíparos. La única forma de conseguirlo era mediante el seguimiento del proceso de incubación artificial.

Para poder llevar a cabo este ambicioso proyecto necesitábamos una incubadora. La compra era impensable por su elevado precio y la construcción en el aula de PT, con nuestras limitadas posibilidades materiales y de espacio, también. Ante esta dificultad, solicitamos ayuda al departamento de Tecnología.

El profesor Javier Igual se mostró encantado de poder ayudarnos y se ofreció para disponer un proyecto de construcción de 8 incubadoras con los alumnos de 4º de Diversificación. Nosotros sólo mostramos el producto final y les damos las gracias por habernos ayudado. Estamos encantados de haber compartido un objetivo común. Gracias!!!!!!! 


Antes de contaros el desarrollo práctico de la incubación, queremos comentaros que se nos ofreció la posibilidad de asistir al aula de Tecnología para ver el proceso de construcción de las incubadoras. Hasta ese momento, ninguno de nosotros había entrado en ese aula, así que nos pareció una oportunidad muy buena para conocer la dinámica de trabajo que se establece en ella y ver la cantidad de material y herramientas con las que cuentan.

    
   

Una vez nos entregaron las incubadoras, Andrea Gómez, profesora del aula de Pedagogía Terapéutica, nos explicó el proceso de incubación: el período dura 21 días, cuándo voltear los huevos y qué hacer para mantener una determinada temperatura y humedad. Para ello, las incubadoras ya venían dotadas de un termostato y sólo faltaba conseguir un higrómetro. Fue fácil hacernos con uno. Tuvimos que buscar huevos que estuviesen fecundados. Una vez conseguidos, emprendimos el experimento con la esperanza de que tuviera un final feliz a pesar de las dificultades que conllevaba.

Una vez adquiridos los huevos, nos dispusimos a marcarlos. El símbolo nos sirvió como referencia para realizar el volteo.



En este caso, podéis ver a nuestro compañero Víctor realizando las marcas en los huevos que le habían procurado sus padres Victoria y Fernando. A continuación, debíamos colocarlos en la bandeja de la incubadora, todos en la misma posición. Es decir, todos con la marca hacia arriba para voltearlos a las 24 horas y que quedase dicha marca en la posición contraria. Nuestra compañera Noelia ha tenido la suerte de contar con el saber y ayuda de su abuelo José Piquer y la colaboración constante de su madre Amparo. En la siguiente imagen, os mostramos cómo los iban colocando.



Y entre volteo y volteo, fueron pasando los 21 días. Solo podíamos esperar.




Hasta que por fin, el primer pollito se abrió camino hacia la vida. ¿Podéis ver cómo rompe la cáscara y asoma el pico? Es increíble!!!!



Y después del pico, la cabecita y un poco de descanso para seguir adelante. ¿Veis cómo el segundo pollito también hace camino?

  

Todo era emoción porque después del primero, llegó el segundo, el tercero y así hasta 11 en casa de Noelia, hasta cuatro en casa de Andrea y uno, en casa de Víctor. En total, nacieron 16 pollitos!!!!! Cuando rompen el cascarón, se les procura calor con la luz de una bombilla para que el plumaje se vaya secando. Andrea, contó con la colaboración de sus padres Mar y Vicente. Colocaron a los recién nacidos en una caja de cartón con una mantita y el flexo cerca de ellos. Desde el primer momento, no les faltó agua. Ellos nos han cedido estas imágenes para que podáis contemplar las primeras horas de vida. A que es maravilloso!!!!




















También tenéis la oportunidad de verlos en vivo y en directo. Es impresionante!!!! No hay nada como la madre Naturaleza. Y sino, observar.

video

Mientras tanto, en casa de Noelia pasaron a la siguiente etapa. Cambiar la mantita por serrín con virutas.¿Habéis visto que espabilados estaban? y¿cómo los contempla Noelia?


También hemos aprendido que en la vida, no son todo alegrías. El pollito de Víctor falleció a los pocos días y el abuelo de Noelia, José, nos muestra en un vídeo como otro pollito tampoco llegó a conseguirlo. Aquí os lo dejamos para que veáis/oigáis la explicación.


video

Fueron pasando los días y los pollitos fueron creciendo y adquiriendo autonomía. Miradlos en el vídeo siguiente. Ya se puede observar como beben y comen a las pocas horas. El abuelo de Noelia, colocó un bote de vidrio para que no volcasen la comida y el agua para que nunca les falte.

video


Los que no tuvimos la suerte de verlos nacer en nuestra casa, quedamos para hacer una visita a los pollitos de Andrea. Mirad que contentos están Éric y Víctor. ¿Podéis localizar el pollito? Es tan pequeño que cabe en la palma de la mano de Éric.

Y poco a poco, se fueron convirtiendo en los mimados de la casa. Mirad como se pasean por casa de Andrea.




En fin, esta es la experiencia con la que hemos cerrado el curso escolar 2011/2012. Para los alumnos de 4º de Diversificación ha sido todo un éxito porque las incubadoras se construían por primera vez (el diseño estaba a prueba) y para nosotros porque éramos novatos cuidadores de huevos para incubar. Conseguir el nacimiento de los pollitos ha sido una vivencia inolvidable. Tal y como dijo Confucio:Me lo contaron y lo olvidé, lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí”. Hemos visto y vivido de primera mano, el proceso de desarrollo de los animales ovíparos. Eso nunca se olvida.


Con muestras de alegría, nos despedimos de todos vosotros hasta la próxima aventura relacionada con el mundo de la Naturaleza!!!!